miércoles, 23 de noviembre de 2011

El héroe solar (III)




      “Nunca había oído decir a nadie que un escritor tuviera ningún poder. Verdad, sí. Ingenio, comprensión, hasta valor; pero nunca poder. Habíamos hablado en clase de Pasternak y sus problemas (y de la larga historia de los escritores rusos encarcelados y ejecutados por no escribir lo que quería el Partido). César Augusto había mandado al querido Ovidio de nuestro profesor de latín al exilio. (…) (Sin embargo, el efecto de) todos esos relatos fue hacer que sintiera, no el poder del césar sino su temor a Ovidio. Y por qué el césar iba a temer a Ovidio, si no fuera porque sabía que ni su divinidad ni todas sus legiones podrían protegerle de un buen verso”. Tobias Wolff, ‘Vieja escuela’.

No hay comentarios:

Publicar un comentario